×
balaguer@dissenyviatges.es 973 451 198 PEDIR CITA
03/03/2021
Curiosidades

Seguramente has tenido la oportunidad de ver la película o de leer el libro:  “Memorias de una geisha” Seguro que con cualquiera de ambas opciones, te invadió la belleza de este histórico personaje japonés, repletos de belleza, gracia y disciplina únicas. Un histórico personaje que afortunadamente, ha llevado esta milenaria tradición hasta nuestros días.

Afortunadamente pues otro personaje que repleta aventuras y hazañas en los libros de historia del país del sol naciente, los samuráis (los antiguos guerreros de Japón que suelen servir a un señor feudal o daimio), actualmente ya no existen.  Aparentemente, su clase social se ha extinguido a fines del siglo XIX después de que el emperador favoreciera un ejército moderno de estilo occidental. Hoy en día, puede haber descendientes y personas que todavía intentan practicar el manejo de la espada samurái, pero ya no es lo mismo dado que todo el estilo de vida y el sistema samuráis ya no existen.

La tradición de las geishas no es tan antigua como la de los samuráis, pero es vieja. En la actualidad el número de geishas va disminuyendo, en la década de 1920 las geishas contaban con alrededor de 80.000. ¿El número actual? ¡Ahora se estima que es solo de 1,000 a 2,000!.  Este hecho, hace que el encuentro de este personaje en cualquier visita a Japón, sea un preciado tesoro.

Hay muchos malentendidos sobre la profesión de geisha. De hecho, “Memorias de una geisha” es un excelente ejemplo de esto. Dado que se hizo en Hollywood, seguramente desconocían varios aspectos que eran falsos (si no demasiado románticos), o fueron moldeados al interés del film y que contribuyendo así a los conceptos erróneos ya crecientes de esta cultura.

Vamos a desvelar algunas de las realidades de este histórico personaje, haciendo desaparecer seguramente, algunos de los mitos que todavía revolotean alrededor de sus figuras.

¿Qué es una geisha?

Una geisha, que se traduce como “artista escénica” o “artesana”, es una artista femenina tradicional y profesional de alto nivel en Japón formada en diversas formas de arte. En el oeste de Japón, como en Kioto, usan otro nombre que es geiko. Mientras que en el área de Kanto (alrededor de Tokio), los llaman geigi. Para Tokio y otros lugares, simplemente usan la palabra geisha.

Las geishas generalmente se contratan para atender a los invitados (que son predominantemente y tradicionalmente hombres) durante banquetes, comidas, fiestas y otras ocasiones, ya que demuestran sus habilidades a través de varias formas, como bailar al son de una melodía tocada con un shamisen (un instrumento de cuerda japonés). , iniciando juegos, haciendo uso del arte de la conversación y más.

Para estos asuntos, se reúnen con sus invitados en una ochaya * (casa de té) o en un ryōtei (restaurante tradicional japonés) y cobran a sus clientes por horas con tarifas fijas.

Los ochaya son lugares muy exclusivos que habitualmente solo permiten la entrada a clientes habituales o de confianza. Esto se debe principalmente a su funcionamiento: no facturan a sus huéspedes al final de la velada, sino una vez al mes por todos los gastos acumulados. Dicho esto, hay un nivel especial de confianza involucrado. Por ejemplo, no todo el mundo puede ir a una ochaya sin ser presentado primero por un cliente ya existente (y ese cliente existente esencialmente arriesgaría su reputación al confiar en el comportamiento de la persona que está presentando a la ochaya). Siguiendo este hilo de pensamiento, contratar a una geisha para cenar no es fácil, especialmente si no se es japonés y no se está bien relacionado, ya que es un servicio exclusivo y caro.

La mayoría de las ochayas han reducido sus restricciones en los últimos años, y los visitantes ahora pueden tener una cena de geishas. El precio sigue siendo muy elevado, incluye la cena  así como un intérprete si no se sabe hablar japonés (las geishas y maikos no hablan inglés en sus técnicas de conversación).

Su entrenamiento es largo, meticuloso y costoso (inversión que tienen que devolver lentamente a su casa de okiya o geisha), y todo su atuendo (kimono hecho a mano que está diseñado solo para ellos). Es una inversión que puede comenzar en 10,000 €.

¿Qué es una maiko?

Una maiko, que se traduce como “niña bailarina”, es una aprendiz de geisha.

Históricamente, una maiko comienza su formación a una edad temprana de alrededor de 3 o 5 años. Pero ahora, su formación comienza mucho más tarde. En Kioto comienzan a los 15 o 16 años, y en Tokio comienzan a los 18.

Cualquier niña que quiera ingresar a la comunidad no tiene que comenzar como maiko porque se dice que ya puede empezar a ser geisha. Todo y así, se les exige que realicen al menos un año de formación antes de debutar como geishas en toda regla. Para las mujeres que tienen entre 21 y 23 años o más, se considera que son demasiado mayores para convertirse en maikos, por lo que ya se convierten en geishas cuando son aceptadas en la comunidad, nuevamente, aún con formación previa.

Cómo diferenciar una Geisha de una Maiko

La edad: Las maikos suelen comenzar su formación a una edad temprana (de 15 a 16 años en Kioto y 18 en Tokio), por lo que son mucho más jóvenes que una geisha de pleno derecho que suele empezar entre los 21 y los 23 años.

El Maquillaje: En un día típico, se verá a una maiko con la característica más reconocible de las geishas: el maquillaje de cara completamente blanco. Las geishas, por otro lado, NO usan este maquillaje a menos que vayan a hacer una actuación especial o un banquete de cena.

Los maikos siempre tendrán una franja blanca notable de piel sin pintar en la línea del cabello (ya que no usan pelucas) y sus cejas estarán sombreadas de rojo o rosa, sus mejillas sonrojadas y sus ojos delineados con delineador de ojos negro y sombra de ojos roja. Durante las primeras etapas de su entrenamiento, las maikos ‘junior’ (o minarai) solo tendrán su labio inferior pintado de rojo, y a medida que avancen (como maikos ‘senior’) , ambos labios estarán pintados pero solo en una delgada línea.

Para las geishas que necesitan pintarse la cara cuando trabajan, además de no tener una parte visible de la piel expuesta cerca de la línea del cabello (dado que usan pelucas), sus cejas también tendrán solo un tenue tono de rojo, sus ojos delineados en negro. (si es una geisha ‘senior’) o con un ligero rojo (si es una geisha ‘junior’) y sus labios pintados completamente de rojo.

El Cabello: Las geishas suelen llevar pelucas, mientras que las maikos se peinan de forma natural. La peluca de una geisha y el cabello natural de una maiko son peinados regularmente por artesanos altamente calificados. Últimamente, sin embargo, el peinado tradicional está desapareciendo gradualmente porque a veces puede provocar calvicie en la parte superior de la cabeza.

Los maikos tienen su cabello peinado al estilo wareshinobu que consta de dos “alas” y un gran moño en el centro; pero cuando una maiko se vuelve mayor, se pone un peinado ofuku y esto generalmente comienza después de 2 a 3 años de ser una maiko (la única diferencia con el estilo wareshinobu es que el estilo ofuku tiene una pieza rectangular de tela sujeta en la parte inferior del moño sin tela roja que sobresalga).

La peluca que usa la geisha se llama katsura y tiene el estilo del peinado taka shimada. A veces, esta peluca puede cambiar y peinarse en un estilo kyoufuu shimada. En los momentos en que no usan peluca, las geishas usan un peinado yohatsu que literalmente significa ‘estilo occidental’, ya que está modelado según el peinado occidental o las permanentes.

Adornos para el Pelo: Las maikos usan adornos decorativos más elaborados para el cabello llamados kanzashi y los diseños pueden variar según la etapa de entrenamiento en la que se encuentren actualmente. Una maiko de primer año usará shidare-kanzashi que fluye por todo el lado de su cara desde su cabello hasta su barbilla, que simboliza su juventud. Una maiko junior tendrá un kanakodome o adorno especial para el cabello, así como un trozo de seda roja (que significa que aún es una niña) en el centro de su moño junto con muchos adornos para el cabello, en particular un daikin (kanzashi frontal principal), un gran kanzashi de temporada (usado en la parte izquierda de su cabello) y un puente katsuyama (un gran kanzashi en forma de corona colocado delante del moño). Para las maikos mayores, el cambio más notable es que dejarán de usar el puente katsuyama y comenzarán a usar kushi colorido (peine que es menos decorativo que un puente katsuyama, lo que significa madurez).

En contraste, las geishas usan kanzashi más simples o adornos para el cabello más pequeños como un kushi (kanzashi en forma de peine), maezashi (horquillas pequeñas), tama kanzashi (horquilla de cuentas de un solo color) y hanemottoi (alambres de papel plateado encima del cabello).

Ropa y calzado: Una maiko generalmente usa un kimono hikizuri (prenda tradicional japonesa) de diseño colorido que tiene una prenda de manga larga o furisodio que casi toca el suelo (comúnmente usado por mujeres solteras) , junto con un obi (fajín) más ancho, más largo y más pesado que está configurado para parecerse a un arco cuando cae hasta la espalda y muestra el extremo que tiene el kamon o el logotipo de la casa okiya o geisha de la maiko; este obi en realidad se llama darara obi .

El collar de una maiko también es una característica distintiva porque es grueso y está bordado, cuelga muy suelto y es principalmente de color rojo (otros colores solo pueden ser dorados o blancos). Poco a poco tendrá patrones bordados en blanco a medida que avancen en su entrenamiento, pero siempre seguirá siendo predominantemente rojo.

Las geishas, que son más maduras, usan kimonos más tenues pero refinados con mangas más cortas (kosode) que generalmente son de un color con un patrón simple en la parte inferior. También se dice que su kimono es de estilo tomesode o el kimono más formal que puede usar una mujer casada, lo que esencialmente significa su madurez. Además, su obi es más corto y parece un nudo de lazo cuadrado en la parte posterior llamado ‘ taiko musubi obi’ . Por último, sus cuellos son completamente blancos y no están tan sueltos. (Sin embargo, tanto los maikos como las geishas usan kimonos según la temporada).

CALZADO. Los maikos generalmente usan sandalias altas de madera para evitar que su kimono toque el suelo, y se les llama okobo. Las geishas usan sandalias de madera más cortas llamadas zori o senryo geta. Maikos también lo usará si la situación lo requiere; pero usan más okobo.

 

Desmontando los principales mitos:

 

1 MITO: Las geishas son prostitutas.

1 VERDAD: Las geishas NO son prostitutas.

Una geisha es libre de entablar relaciones personales con cualquier hombre que conozca en el trabajo; pero lo más probable es que nunca sea casual ni será su objetivo para tal interacción. Viven en un distrito de geishas (hanamachi) que es una comunidad muy unida, y dado lo mucho que valoran su reputación, siempre elegirían sus relaciones con cuidado. Si alguna vez se enamoran y quieren casarse, a veces deben jubilarse porque se espera que las geishas (especialmente en Kioto) estén solteras. Sin embargo, ahora hay muchos lugares en Japón como Tokio que permiten que las mujeres casadas, divorciadas y / o con hijos se conviertan en geishas.

 

2 MITO: Las geishas tienen relaciones personales con un patrón o danna.

2 VERDAD: Esto NO es cierto hoy.

Puede haber sido una tradición en el pasado que tomaran un danna o un patrón que fuera lo suficientemente rico para cubrir los gastos relacionados con su capacitación y otros costos con el fin de tener una relación personal a cambio (que no era inherentemente sexual). Pero hoy en día, es muy inusual que una geisha tenga una relación personal con un danna, y si alguna vez la tuvieran (lo cual es raro porque a la mayoría de ellos les encanta ser autónomos ahora), se debe principalmente al deseo del patrón de ayudar a prolongar las artes y tradiciones de las geishas, nada más. Una vez más, una geisha y su danna pueden enamorarse, pero la intimidad nunca se considera un intercambio por el apoyo financiero de la danna.

 

3 MITO: Sus padres venden a las niñas a las okiya (casas de geishas) debido a la pobreza.

3 VERDAD: Puede que haya sucedido en el pasado, pero hoy en día, NO.

Hoy en día, no hay niñas vendidas a una okiya debido a la pobreza; después de todo, es más una elección de carrera personal para convertirse en uno. De hecho, muchas niñas hoy tienen que persuadir a sus padres para que se conviertan en maiko / geisha. Una vez que los padres de una niña dan su consentimiento, primero la asociación y las propietarias de la okiya (casa de geishas) deberán entrevistarla antes de ser aceptada.

 

4 MITO: Las geishas son controladas por hombres u el  dinero.

4 VERDAD: Esto NO es cierto.

 

5 MITO: Maiko pasa por un mizuage en el que un patrón pagaría para quitarles la virginidad.

5 VERDAD: ¡No, en absoluto!

Este tipo de mizuage fue en realidad una ceremonia realizada por jóvenes cortesanas y prostitutas en el pasado, no por maikos. Aunque hay especulaciones de que este mizuage (tomar la virginidad) fue hecho por algunos maikos en el pasado, lo que es importante recordar es que esto no se hace hoy ni se ha aceptado tradicionalmente que las geishas lo hicieran para sus maikos. El único tipo de mizuage que han hecho los maikos era una ceremonia en la que las geishas mayores cortaban simbólicamente el moño del pelo de la maiko para indicar su mayoría de edad (de convertirse en adulta).

 

 

 

 

Passeig de l'estació, 33 25600 Balaguer, Lleida

973 451 198

balaguer@dissenyviatges.es

¡Contacta con
nosotros!

Developed by Beroni