×
balaguer@dissenyviatges.es 973 451 198 PEDIR CITA
16/10/2020
Novedades

En pleno corazón de la isla norte de Nueva Zelanda (Te Ika-a-Māui) en plena región de Waikato, nos encontramos con una rebosante ciudad vacacional asentada a orillas del lago de la que recibe su nombre: TAUPO, el más grande de Nueva Zelanda (619 kilómetros cuadrados y una profuncidad de 186mts) localizado en el corazón de la Isla Norte y es el epicentro de la actividad de la población.

La región del Gran Lago Taupo es el «Parque de juegos de la naturaleza», con una ubicación central en el medio de la Isla Norte, es una meca de la aventura, el deporte y un paraíso para los amantes de la naturaleza. La región es uno de los principales destinos turísticos de Nueva Zelanda con hermosos bosques, montañas volcánicas y el impresionante lago Taupo.

Es la capital de la aventura de la Isla Norte desde donde en la distancia, se puede observar la poderosa belleza de la zona del Parque Nacional de Tongariro declarada Patrimonio de la Humanidad identificándose claramente la ‘trilogía’ de volcanes formados por el Mt. Ruapehu, el Mt. Ngauruhoe (Mt. Doom en la trilogía cinematográfica del Señor de los Anillos) y el  Mt. ongariro, que sirven de espectacular telón de fondo natural para las expléndidas vistar del paisaje.

Los puntos destacados alrededor de Taupo incluyen el Parque Nacional de Tongariro, el Orakei Korako Geyserland, el poderoso río Waikato, Turangi (la capital de pesca de truchas de la Isla Norte) y las increíbles Cataratas de Huka.

El lago Taupo, fue creado por una erupción volcánica tan grande que el sol se nubló en China (excepcional fenómeno natural que sucedió hace unos miles de años). Desde el, casi mirando hacia cualquier punto, se puede distinguir un volcán. A solo unos minutos al norte del lago en Wairakei, se localizan campos geotérmicos, piscinas de barro hirviendo y géiseres humeantes (hablaremos de esta interesante zona en otro artículo).

En Taupo, y en el pequeño pueblo de Tokaanu cerca de Turangi, hay fuentes minerales calientes en las que las almas cansadas, han encontrado relajación durante siglos.

El lago Taupo fue creado hace aproximadamente 27.000 años por una enorme erupción volcánica y según los registros geológicos, el volcán ha entrado en erupción 28 veces desde entonces.

Varios cientos de años después, Nagtoroirangi (un visionario navegador maorí) trajo a su gente para colonizar la tierra. Lucharon con el clima severo y el suelo infértil durante muchos años hasta que los colonos europeos comenzaron a llegar en el siglo XIX. Taupo se construyó  en 1869, su época de esplendor llegó mucho más tard, en la década de 1950 después de que el suelo ya había sido limpiado y fertilizado.

Oruanui es la erupción más grande que se produjo. Expulsó un volumen estimado de 1,170 kilómetros cúbicos de material y provocó que varios cientos de kilómetros cuadrados de tierra circundante colapsaran y formaran la caldera, «un gran cráter formado por una explosión volcánica o por el colapso de un cono volcánico».

La leyenda maorí dice que la erupción de Oruanui envió tanta ceniza a la atmósfera que el sol quedó bloqueado en todo el mundo durante dos semanas.

La última erupción ocurrió en 181 d.C. y fue una de las erupciones más violentas de los últimos 5.000 años. Se estima que expulsó 100 kilómetros cúbicos de material durante la erupción; se expulsaron 30 kilómetros cúbicos en tan solo unos minutos. También se cree que la columna de erupción tenía 50 kilómetros de altura, más alta que la erupción del Monte St Helens de 1980.

No ha habido más erupciones del volcán, sin embargo, se considera que está inactivo, no extinto.

La leyenda maorí explica el lago de una manera diferente. Cuando Ngatoirangi, el principal tohunga (sacerdote) del pueblo Arawa, vio por primera vez la región, se sintió consternado al encontrar una cuenca estéril.

Al darse cuenta de que su gente necesitaba recursos para vivir, arrancó un gran árbol de totara y lo arrojó al cráter para sembrar un nuevo bosque. Su puntería fue certera, pero el viento volteó la totara y aterrizó boca abajo, perforando el suelo con sus ramas. El agua brotó a través de los agujeros, llenando la cuenca y creando el lago Taupo.

Se estima que el asentamiento maorí de la región del lago Taupo fue hace aproximadamente 700 años. Nagtoroirangi llevó a su tribu, los Ngati Tuwharetoa, al área. Sin embargo, debido a las fuertes erupciones volcánicas, el suelo era pobre, los inviernos eran duros y el lago no tenía mucha vida como fuente de alimento. A pesar de ello, la tribu sobrevivió y construyó asentamientos en el extremo más fértil del lago en Pukawa, Te Rapa, Waitahnui y Motutere.

Los primeros asentamientos europeos consistieron principalmente en los misioneros que llegaron, construyeron iglesias y convirtieron a los maoríes al cristianismo.

En 1869 Taupo se fundó como un puesto de policía armada. La ciudad no tuvo un gran desarrollo durante los siguientes 50 años, la deficiencia de cobalto en el suelo, la tierra no se podía cultivar hasta que se limpiara y fertilizara. Esto no sucedió hasta la década de 1950.

A partir de este momento, Taupo floreció. La agricultura tuvo éxito, se plantó la silvicultura, se construyeron una central geotérmica y planes hidroeléctricos. El éxito de la región supuso una mejora en las carreteras y los edificios y, lo que es más importante, turistas a la región.

Actualmente, el lago Taupo es un gran destino de vacaciones tanto en verano como en invierno. La pesca de truchas es una gran atracción; ya han pasado más de 100 años desde que se soltaron los primeros alevines de trucha en el lago y hoy es una de las últimas pesquerías de truchas salvajes del mundo. El esquí y las actividades de aventura, son su principal foco de atención. Pero cuando no se está en el lago o en la montaña, la ciudad, se encuentra repleta de cafés y tiendas interesantes, que llena el tiempo de descanso de los visitantes.

A pocos minutos al sur del lago se encuentra el Parque Nacional de Tongariro, el primer parque Nacional de Nueva Zelanda y un área del Patrimonio Mundial. Fue creado en 1887 cuando sus tres magníficos volcanes, Ruapehu, Tongariro y Ngauruhoe, fueron regalados al pueblo de Nueva Zelanda por el pueblo Ngati Tuwharetoa.

A fines de la década de los 70, el maestro tallador Matahi Whakataka-Brightwell había terminado su período de formación de 10 años con los ancianos maoríes. Fue a la tierra de su madre en el lago Taupo para conmemorar la ocasión con un tallado muy especial.

En un viaje en barco alrededor de las bahías occidentales, vio los acantilados de la bahía Mine y reconoció la oportunidad de usarlas como un lienzo para su trabajo. Matahi decidió tallar un retrato de Ngatoroirangi, un visionario navegador maorí que guió a las tribus Tuwharetoa y Te Arawa hasta la zona de Taupo hace más de mil años. En reconocimiento al carácter transcultural de Nueva Zelanda, Matahi también talló dos figuras más pequeñas de diseño celta, que describen el viento del sur y una sirena.

El tallado principal tiene más de 10 metros de altura y le llevó cuatro veranos terminarlo. La obra es un regalo de Matahi a Taupo. Él y cuatro asistentes no recibieron ningún pago aparte de donaciones pequeñas de habitantes locales para cubrir el costo de los andamios.

El tallado se convirtió en una atracción cultural importante para la región y una demostración clara de que los conocimientos tradicionales maoríes y sus habilidades se traspasan de generación en generación.

Solo se puede llegar a los tallados en piedra de la bahía Mine en barco siendo la mejor opción, verlo de cerca llegando a remos de un kayak.

 

Fuente: www.kiaoratravellers.com

Passeig de l'estació, 33 25600 Balaguer, Lleida

973 451 198

balaguer@dissenyviatges.es

¡Contacta con
nosotros!

Developed by Beroni